Conocer lo diferentes tipos de consumidores que existen te puede ayudar en tu misión de vender. Por eso, en marketing han hecho una clasificación con diferentes perfiles. Así que en este post te voy a explicar cuáles son, pero también compartiré contigo otros que he ido descubriendo en los últimos años. Seguro que así podrás identificar cuáles predominan entre tu comunidad y qué tipo de comunicación debes usar con ellos.

Qué es un consumidor

Antes de ponernos en materia, déjame que te defina qué es un consumidor. Según la wikipedia, se trata de una persona u organización que demanda bienes o servicio a cambio de dinero. Es el actor final de muchas transacciones económicas. Dicho de forma más coloquial, es la persona que paga por aquello que le ofreces, sea un producto o servicio.

Por lo tanto, conocer los diferentes tipos de consumidores que existen es fundamental para saber qué comunicación debes usar en cada uno de ellos.

Cada perfil de consumidor requiere una comunicación a medida. Clic para tuitear

Consumir, una respuesta emocional

El acto de sacar el monedero y estar dispuesta a invertir dinero adquiriendo un producto o servicio determinado tiene un trasfondo emocional muy potente –también político, pero esto lo dejo para otro post–. Y es que justo antes de hacerlo sentimos, en la mayoría de los casos, algún tipo de emoción (alegría, descanso, nervios, etc.) ya que estamos dando respuesta a alguna necesidad, anhelo o frustración.

No peder de vista el componente emocional de por qué compramos es fundamental para conseguir conectar de verdad con nuestros clientes. Clic para tuitear

Cuáles son los tipos de consumidores oficiales

Los especialistas han identificado diferentes perfiles. Son los llamados tipos de consumidores en marketing. Estos son los más habituales:

1. Impulsivo. Su nombre lo dice todo. Y es que solo necesita unos segundos para conectar con tu producto o servicio. Su compra es cero reflexiva porque su prioridad es estar a la última. Busca una satisfacción inmediata a una necesidad emocional.

2. Tradicional. Compra porque no tiene más remedio. Generalmente, lo hace porque le ha surgido una necesidad, pero no es ningún apasionado de las compras. Apuesta por marcas conocidas y es bastante fiel. Si puede ahorrarse una jornada de compras, lo hace.

3. Emocional. Necesita una conexión especial con aquello que consume. Y es que se define y también muestra su posicionamiento en el mundo mediante aquello que compra. Los valores son importantes para él. Su estado de ánimo influye en la compra.

4. Práctico. Claridad, rapidez y facilidad, esto es lo que más le importa en el proceso de compra. Quiere solucionar de forma rápida y ágil este trámite. No le gustan las parafernalias.

5. Activo. Necesita una atención personalizada ya que puede gastarse altas cifras. Eso sí, deberás invertir tiempo en él para que acabe comprando tu producto o servicio. Le gusta sentirse atendido.

6. Indeciso. Es un profesional de comprar precios y de navegar por diferentes páginas buscando la mejor opción. También lee muchas reseñas antes de decidir invertir en el producto o servicio que quiere. Le convence la opinión de los demás.

7. Buscador de descuentos u ofertas. Son pacientes y esperan el tiempo que haga falta para poder comprar tu producto o servicio más barato. Se mueven por precio. Por lo tanto, no acostumbran a ser muy fieles.

Aunque los que te he mencionado son los más representativos, existen otros tipos de consumidores de marketing. Para mí, son menos relevantes. Pero prefiero decírtelos para que los conozcas todos. Se trata del escéptico, el optimista y el buscado de experiencias.

Tipos de consumidores alternativos

Estos que te he presentado son los perfiles “oficiales”, por definirlos de algún modo. Ahora quiero presentarte otros que he ido descubriendo en los últimos años. Así podrás identificar cuál encaja con tu comunidad y cómo deberías dirigirte a él:

1. Fiel. Seguro que de estos tienes varios. Y es que son consumidores que adoran todo lo que haces. Cuidarles y darles la oportunidad de poder ver tus productos o servicios antes que el resto te ayudará a que sigan fieles a tu marca.

2. Fans. Son los que compran cualquiera de los productos que haces o los servicios que ofreces, les sirva o no. Te admiran. Buscan atención por tu parte y poder compartir un tiempo contigo.

3. Solidario. Consume productos o servicios que tienen un trasfondo social y que colaboran con causas sociales. Si puede aportar su granito de arena, lo hará. Explícale en qué iniciativas solidarias andas metida y de qué forma tus productos o servicios mejoran el entorno.

4. Regateador. A pesar de que tus precios están claros, no tiene ningún reparo en pedirte un descuento. Son buenos negociando. Cuando hagas descuentos, le harás feliz.

5. Despistado. Generalmente deja la compra para después y, cuando quiere hacerla, el producto o servicio ya no está disponible. Es posible que te escriba para ver si hay posibilidad de obtenerlo. Los avisos de «últimas horas o días» son una buena fórmula para él.

6. Consciente. Ninguna de sus compras es una casualidad. Sabe muy bien cómo y dónde quiere invertir su dinero. Generalmente, lo hace de forma responsable para evitar acumular productos o servicios sin consumir. Si tú también compartes la visión de “comprar menos, pero de más calidad”, cuéntaselo. Es de los que busca alternativas al Black Friday.

7. Conversador. Antes de decidirse necesita de mucha atención por tu parte. Es posible que quiera resolver muchas dudas y que tengas que escribirle muchos correos. La venta no está asegurada con él hasta que no ha pagado. Si te interesa, deberás estar mucho por él.

8. Veleta. Cambia de idea ahora sí, ahora también. Es muy difícil convencerle. Que acabe comprando es toda una proeza. En función del tiempo que tengas y la energía, puedes intentar persuadirle o no. La compra tampoco está asegurada.

Identifica a tu consumidor

Conocer qué tipos de consumidores hay en tu comunidad te permitirá crear estrategias de comunicación más adecuadas para ellos. Porque, a parte de vender, tu objetivo como marca o negocio debe ser conseguir la màxima satisfacción de tus clientes. Recuerda que…

Siempre es más fácil vender a quien te ha comprado o contratado que conseguir un cliente nuevo. Clic para tuitear

IMPORTANTE: No confundas los tipos de consumidores con tu cliente ideal porque son dos cosas diferentes. Tu cliente ideal es el retrato de aquella persona a la que tú quieres vender tus productos o servicios. Aquí no importante tanto cómo consume, sino sus gustos, sueños, necesidades, miedos… Podría ser uno o más de los consumidores de los que hoy te he hablado.

¿Cuál de estos tipos de consumidor eres?

Y para terminar, me encantaría saber cuál eres tú. Es posible que te sientas identificada con más de uno. Es normal. Piensa que actuamos de formas diferentes en función del momento en el que estamos y del estado de ánimo que tenemos. ¿Te animas a compartirlo en los comentarios? O si te has encontrado con otros tipos de consumidores, también te animo a compartirlos en los comentarios para que todas los podamos conocer.

Si esto de los perfiles te interesa, te invito a leer mi otro artículo sobre perfiles de Instagram. Seguro que te ayudará si usas esta red social para tu negocio.

Si te ha gustado el artículo, si piensas que es útil, si te ha ayudado, te agradeceré muchísmo que lo compartas para que pueda llegar a más gente. ¿Te animas?

Mejora tu comunicación ahora

50 tips de comunicación slow vanesa carrasquilla

50 tips de comunicación slow

Atrévete a cuestionar tu comunicación con este workbook con 5o consejos que te harán reflexionar.

SABER MÁS

Leave a Reply