Skip to main content

Marca personal, ¿sí o no? Esta es la pregunta del millón, cuando queremos emprender o montar un negocio. Por esto, en este artículo te voy a dar toda la información sobre qué es la marca personal y por qué es importante crearla. También te hablaré de los pros y contras y compartiré contigo mi experiencia. Así, cuando termines de leerlo, tú misma podrás contestarte y ponerte manos a la obra.

Cuándo surge la marca personal

El primero que habló de este concepto fue el escritor americano Tom Peters, especialista en prácticas de gestión empresarial. Fue en el año 1997. Concretamente en la revista Fast Company, donde publicó el artículo ‘The Brand called you’, que todavía puedes leer en la red. Fue entonces cuando surge la marca personal ya que en este artículo sentó las bases de lo que es ahora.

Qué es la marca personal

Este concepto se ha popularizado mucho en los últimos años. A grosso modo, se trata de considerarse a una misma como una marca comercial y poner en valor los talentos o valores propios para conseguir así mayor éxito profesional. Y es que la marca personal lo es todo: Desde las acciones que llevas a cabo, a los mensajes que compartes, a cómo es tu visión del mundo…

La marca personal es la huella que dejas en los demás, cómo te perciben, cómo les haces sentir, qué les aportas… Y en los últimos años está viviendo un auténtico boom, especialmente las marcas personales para emprendedores. Clic para tuitear

Quién puede tener una marca personal

Cada vez son más las y los emprendedores que escogen la marca personal como modelo de negocio. Y es que les permite estar en primera fila, ganar visibilidad, posicionarse y ser reconocibles dentro de su sector y para el gran público. ¿Pero la marca personal es territorio exclusivo de las emprendedoras? Por supuesto que no.

Todas somos marca personal, tengamos un negocio o no. Porque, como te decía antes, todas dejamos huella en las persones que nos rodean. La clave aquí está en decidir conscientemente si quieres explotar –en el buen sentido de la palabra– tu marca personal a nivel profesional o no. O si te interesa más estar detrás de una marca comercial.

Tu personalidad, tu forma de pensar y tus objetivos serán determinantes para que puedas escoger qué opción es mejor para ti: marca personal o marca comercial.

Y si te preguntas por qué es importante potenciar tu marca personal, la respuesta es clara: para conectar con las personas adecuadas. Y es que la marca personal te permite encontrar y generar conexiones de larga duración con tu público ideal (clientes o seguidores), ya que se sentirán atraídos y se identificarán con tu forma de hacer y tu visión..

Pros y contras de la marca personal

Pero como todo en la vida, la marca personal también tiene argumentos a favor y en contra. Aquí te traigo algunos de ellos para que puedas decidir si estás dispuesta a asumirlos o no.

Tres argumentos para potenciar la marca personal:

1. Conexiones genuinas

Lo comentaba ahora. Tener una marca personal con tu nombre y apellido hará que la gente que tenga una visión del mundo parecida o igual a la tuya se acerque a ti. Por lo tanto, construir una comunidad –algo imprescindible si tienes una marca personal en redes sociales– será más fácil. Las personas se identificarán contigo, con tu forma de hacer, pensar y de hacer.

2. Autenticidad

No necesitas esconderte detrás de ningún discurso falso ni defender ideas en las que no crees. La marca personal te permite ser tú al 100%, con tus virtudes y tus defectos. Ser honesta contigo hará que los demás perciban tu autenticidad.

3. Posicionamiento

Te permitirá posicionarte como especialista de tu ámbito de especialización, convertirte en una voz reconocida y que se tenga en cuenta tu opinión. También que te lleguen oportunidades profesionales que no te esperas por ser referente de tu sector.

Tres argumentos en contra de la marca personal:

1. Exposición constante

Si te gusta pasar desapercibida, entonces no te embarques con la marca personal porque mantenerla es muy exigente. Te obliga a estar constantemente presente en las redes sociales, a exponerte, a publicar para que tus clientes o seguidores no te olviden y te conviertas en su mejor opción.

2. Coherencia

Ser 100% coherente en esta vida, tal como está montado todo, es imposible. Si tienes un discurso muy contundente respecto a un tema concreto y te posicionas claramente sobre lo que está bien y lo que está mal, ojo. Si caes en una contradicción y tu audiencia lo sabe, puedes sufrir una crisis de reputación muy grave y ver cómo se esfuma todo lo que has construido.

3. Haters

Tener una marca personal es también sinónimo de tener gente a quien no le gusta nada lo que haces. Es gente que siempre ve pegas, que a la mínima busca la incoherencia para hundirte. Cuanto más potente y más reconocible es tu marca personal, más haters tendrás y tienes que poder convivir con ellos. Recuerda que no puedes ni debes gustar a todo el mundo.

Mi experiencia con la marca personal

Después de explicarte qué es la marca personal, quién puede tener una y por qué es importante, entre otras cosas, déjame que comparta contigo mi experiencia personal. Por si te sirve…

Cuando me lancé a emprender, lo hice bajo el nombre Comunicraft, la marca comercial de mi agencia de prensa y comunicación. Trabajé con este nombre durante más de 4 años, ayudando a marcas y emprendedoras a salir en los medios de comunicación y a explicar su historia al mundo. Pero llegó el día en el que este nombre dejó de representarme. El concepto ‘craft’, a mi entender, se había devaluado y, además, tenía la sensación de cerrarme a otro tipo de clientas –que no eran del sector craft– y a las que también podía ayudar.

Así que, después de meditarlo mucho, decidí dejar atrás ‘Comunicraft’ y dar un paso al frente como ‘Vanesa Carrasquilla’. Esto me permitió posicionarme como especialista en comunicación, en prensa y en storytelling. Se me abrieron muchas puertas, pude compartir mi visión sobre la comunicación slow y vi como el número de personas que querían trabajar conmigo creció. Lo cierto es que este cambio marcó un antes y un después en el rumbo de mi negocio.

Ahora bien, también supuso ver cómo mi autoexigencia crecía. ¿Por qué? Porque debía cuidar, aún más si cabe, mi nombre, los valores que se asociaban a él, mi imagen pública, los proyectos en los que participaba y mi visión sobre la comunicación. Así que me vi reivindicándome constantemente y saliendo día sí y día también en las redes dando lecciones de comunicación. Al principio no me importaba, pero confieso que cada vez me cuesta más estar presente y ser tan visible. Y es que tener una marca personal en redes sociales no es nada fácil por la exigencia que supone.

Así que, si volviera a emprender, no tengo claro que eligiera la marca personal de nuevo, a pesar de todo lo bueno que me ha aportado. Actualmente, prefiero estar más en un segundo plano que estar en primera fila liderando; prefiero no ser tan visible y aportar desde espacios más privados y de tú a tú como este blog, la newsletter o Telegram. No quiero sumar (mucho) más al ruido que ya hay –aunque es inevitable hacerlo si quiero vivir de mi negocio– y prefiero guardarme parte de mi intimidad, en lugar de practicar la extimidad.

¿Y tú? Después de leer este artículo, ¿has decidido ya si la marca personal es o no para ti? Me encantará conocer tu visión y experiencia en los comentarios. ¡Seguro que puede ayudar a mucha gente que se encuentre en este mismo dilema!

Si te ha gustado este artículo, ayúdame a que llegue a más personas. Solo tienes que compartirlo en cualquiera de estas redes sociales: 

Aprende a organizar tu comunicación

Hoja de ruta

Planifica y organiza la comunicación de tu negocio con este mapa mensual y deja de sufrir ansiedad por no saber qué publicar.

SABER MÁS

Join the discussion 2 Comments

  • Ana dice:

    ¡Gracias Vanesa!
    La verdad es que era algo a lo que llevaba tiempo dando vueltas y aún le daré alguna más, pero leyéndote creo que sé cuál es el camino. Lo de la exposición constante es algo que me echaba mucho para atrás y me gusta compartir en la intimidad y no generar más ruido del que ya hay. Si lo hiciera no sería coherente con mis valores.
    Un abrazo inmenso, gracias por compartir tu experiencia 🙂

    • Vanesa Carrasquilla dice:

      ¡Gracias a ti, Ana! Me alegro que mi experiencia te pueda ayudar a reflexionar sobre impulsar o no tu marca personal. La verdad es que estar en primera fila es retador y emocionante a la vez. Al final, lo importante es ser coherente con aquello que sentimos y queremos para nosotras. ¡Otro abrazo de vuelta!

Leave a Reply