Skip to main content

¿Sabes esa sensación de llegar a casa con hambre, abrir la nevera y que esté vacía? Menudo bajón, ¿verdad? Pues lo mismo le sucede a tu marca o negocio cuando le toca publicar en las redes sociales o el blog: que si no hay chicha, se desmaya y le cuesta mucho remontar. Por eso, hoy te quiero hablar de por qué deberías tener una nevera de contenidos en tu negocio para que nunca más ninguno de tus canales vuelva a pasar hambre.

Qué es una nevera de contenidos

Empecemos por el principio porque es posible que no hayas escuchado nunca hablar sobre la nevera de contenidos, ¿verdad? Es normal. Eso es porque es un concepto muy usado en las redacciones de los medios de comunicación. Generalmente, la nevera de contenidos se llama a aquella carpeta donde se guardan temas atemporales para publicar en épocas de sequía informativa. Por ejemplo, las vacaciones.

También es donde se preparan con previsión temas que año tras año se repiten en el calendario y se dejan listos para su publicación. Estoy hablando de artículos como por ejemplo las previsiones del número de cocas de Sant Joan que se van a vender durante la verbena o cuánto se va a gastar cada persona durante las rebajas.

El objetivo principal de la nevera de contenidos es sacarte de un apuro, cuando la inspiración o el tiempo no acompañan. Clic para tuitear

La importancia de los contenidos

Como sabes, el contenido de valor es, ahora mismo, la guinda del pastel de cualquier estrategia de marketing. Y es que nos permite, entre otras cosas, mantenernos en contacto con nuestros clientes y público potencial de manera constante y fidelizarles, sin acribillarles a mensajes de venta.

Y precisamente de contenido de calidad en diferentes formatos es de lo que necesitamos llenar nuestra nevera de contenidos. Así, después los podremos colocar en nuestro calendario editorial, como si del menú semanal se tratara.

Ingredientes de tu nevera de contenidos

Como cualquier otro frigorífico, hacer una lista de lo que necesitas y guardarlo en el estante correspondiente es fundamental para saber qué tienes y qué puedes cocinar, antes de que los ingredientes caduquen. Esta es la materia prima que nunca debe faltar en tu nevera, en función de los canales de comunicación que estás usando con tu negocio:

1. Un listado de ideas a desarrollar. ¿No te ha pasado alguna vez que, de golpe, te llega una idea que piensas que podría ser interesante para compartir con tu comunidad? Pues para que no se vaya por donde ha venido, apúntala en tu lista de temas a desarrollar. Pon al lado de cada idea qué enfoque has pensado para que no se te olvide cómo quieres desarrollarla.

2. Un manojo de enlaces. Guarda aquellos enlaces a artículos que encuentres por la red y que sean de tu interés. Seguramente te servirán como materia prima para cualquier tipo de publicación.

3. Un puñado de inspiración. Conserva publicaciones de otras personas que te puedan servir de inspiración –nunca para copiar– e ir más allá en el tema que proponen.

4. Una pizca de previsiones. Ten a mano el calendario y márcate los días señalados en los que te gustaría publicar algo.

5. Una reserva de pies de foto para Instagram. O para cualquier otra red social. Tirar de reserva es de lo mejor que hay, cuando no sabes qué publicar.

6. Una despensa de posts para el blog y temas para la newsletter. Así solo tendrás que copiar y pegar, cuando el tiempo y la urgencia aprietan.

Beneficios de tener una nevera de contenidos

Si tienes un frigorífico de la comunicación y lo vas llenando cuando ves que empieza a bajar, te permitirá:

  • Ahorrar tiempo. Se acabó calentarte la cabeza cada vez que te toque publicar. Entrarás a tu nevera, mirarás qué hay y, en función del tiempo y las ganas que tengas, o publicarás algo tal cual o cocinarás un contenido más sabroso.
  • Despedirte de los bloqueos y de la improvisación. Saber que tienes tus canales hambrientos genera mucha ansiedad, más cuando no sabes qué publicar. Así siempre tendrás un listado de propuestas de las que tirar.
  • Planificarte. Igual que organizas tu menú semanal, podrás organizar las publicaciones en tus canales con tiempo y sabrás cuántas horas necesitas dedicar a cada uno de ellos.
  • Ganar foco. Esto te permitirá centrarte en lo tuyo porque no estarás pensando constantemente qué vas a publicar, con la ansiedad que esto supone.

Cuándo y cómo llenarla

Como cualquier buena nevera, la compra inicial es fundamental. Eso significa que cuando la pongas en marcha, estaría bien que cogieras papel y boli y hagas una lluvia de ideas. Escribe cualquier cosa que te venga a la cabeza, después ya filtrarás y ordenarás. Piensa que ahora estás llenando la despensa.

Y después de esto, te recomiendo que tengas siempre a mano una libreta o bien las notas del móvil, tanto de voz como de escritura. Porque ya sabes que la inspiración es caprichosa y llega cuando menos te la esperas. Así que no dejes que se vaya por donde ha venido y guarda esa idea que ha llegado a ti. Eso sí, después guárdala en tu listado de temas de tu nevera para tenerlas todas juntas.

Y ahora, dime: ¿conocías la nevera de contenidos? ¿Ya la tienes instalada en tu negocio? Me encantará saber tu opinión y experiencia en los comentarios. Por cierto, te dejo algún artículo que también te puede interesar, si estás pensando en incorporar esta herramienta a tu negocio:

¿Te ha gustado este artículo? ¿Me ayudas a que llegue a más gente? ¡Solo tienes que compartirlo en tu red social favorita!

Mejora tu comunicación ahora

50 tips de comunicación slow vanesa carrasquilla

50 tips de comunicación slow

Atrévete a cuestionar tu comunicación con este workbook con 5o consejos que te harán reflexionar.
SABER MÁS

Leave a Reply