febrero 18, 2020 Vanesa Carrasquilla

Cuándo salir en los medios de comunicación

¿Cuándo puedo salir en los medios de comunicación? Esta es posiblemente la pregunta que he contestado más veces desde que empecé a hacer campañas de prensa para mis clientes y la respuesta es siempre la misma: cuando el proyecto esté listo. Posiblemente no es la contestación que esperabas oír, pero te aseguro que no hay una fórmula secreta con la que pueda decirte los días, los meses o las semanas que debes esperar para utilizar el comodín de los medios de comunicación. Me explico…

Para mí, que ya sabes que practico la comunicación slow y me gusta hacer pasos poco a poco para que consigas resultados firmes y a largo plazo, salir en los medios debe ser el último escalón de toda una estrategia de comunicación y de visibilidad que va de la mano de los contenidos. Una estrategia pensada y diseñada para cada caso, teniendo siempre muy presente aquellos elementos que te hacen única y diferente respecto a tu competencia. Así que te he preparado una mini check list con los 5 elementos que debes trabajar a conciencia antes de querer salir en los medios.

1. Encuentra tu historia

Si hace tiempo que estás por aquí, ya sabes que tengo un mantra que dice «Tú también tienes una historia que contar». Y es que estoy convencida que todas tenemos una trayectoria profesional y vital única que nos han llevado a poner en marcha nuestro propio proyecto profesional y que hacen que nuestro negocio sea realmente único. Así que antes de empezar a contársela a los periodistas, debes tener clara dónde se esconde esta historia y sobre qué valores se erige para que cuando se la compartas a los profesionales de la información les interese de verdad.

2. Trabaja tu mensaje

Una casa debe empezarse por los cimientos para que sea sólida y podamos vivir en ella durante muchos años, ¿verdad? Pues lo mismo sucede con nuestro mensaje. Este representa la base sobre el que se construye nuestra empresa y, por eso, es importante dedicarle tiempo y horas a definirlo bien para que después no haya dudas sobre aquello que estamos contando. Se construye sobre tu historia y, a medida que lo trabajes, aparecerán un conjunto de palabras que se irán repitiendo. Apúntalas bien porque este será tu universo de conceptos con los que deberás jugar a través de todas tus comunicaciones en los diferentes canales de comunicación que utilices (página web, redes sociales, blog, newsletter…).

3. Revisa tu página web

Nuestra web es nuestra tarjeta de presentación al mundo. Por eso, es importante que esté bien trabajada. Estoy convencida que por tu mente pasa la necesidad de invertir en un buen diseño y una sesión de fotografías que te represente, ¿verdad? Sabes cómo de importante es que una página web entre por los ojos para que tus futuros clientes no se vayan. ¿Y los textos? ¿Te has planteado alguna vez invertir para que un profesional redacte los textos de tu web?

Posiblemente son los grandes olvidados de nuestra página porque al final todos sabemos escribir. Pero tus textos deben perseguir un objetivo que esté al servicio de la historia y del mensaje que has definido. Deben ser claros, directos y sin demasiadas florituras para que el cliente o visitante no se pierda y tenga claro qué haces y cómo puedes ayudarle. También debe incluir la información clara que explica a qué te dedicas y qué aportas al mundo.

4. Construye una comunidad

Estamos en la era de compartir, conectar y colaborar. Por eso es importante que desde el minuto 1 en que estés online uno de tus objetivos sea, a parte de vender tus productos o servicios, construir una comunidad fiel y potente. Y eso no significa que tengas miles de seguidores y de likes en cada publicación. Sino que encuentres apoyo, hagas negocio y te sirvan de altavoz para llegar a tu público objetivo. Serán tus mejores prescriptores y te ayudarán a crecer.

Pero para conseguirlo debes cuidarlos, en todos los aspectos. Evidentemente, debes ofrecerles un servicio o producto excelente, pero también debes premiarles con contenido de calidad. Esto significa crear una estrategia de contenidos basada en un universo temático que sea de interés para tu comunidad mediante posts, newsletters, podcast o vídeos, por ejemplo.

5. Consolida tus resultados

Deja que sea el tiempo y tu trabajo el que hable de ti. Ten paciencia y no quieras correr. Paso a paso y día a día demuestra tus resultados, haz tu camino y conviértete en especialista en tu sector. Trabaja para que tu negocio crezca y tu comunidad aumente. Porque esto hará que tu reputación se consolide y te conviertas en referente para muchos.

Y, ahora sí, una vez pases y trabajes cada uno de estos pasos ya estás lista para saber cuándo salir en los medios de comunicación.

Como ves antes de usar este comodín realmente debemos hacer mucho trabajo con nuestro negocio. ¿Por qué? Porque si usamos el comodín de la prensa antes de tener afianzados estos cinco pasos, el periodista que reciba tu nota de prensa y vaya a tu página web y vea que no hay una coherencia entre lo que le has contado en la nota y lo que ve en tu página, se irá por donde ha venido y perderemos una oportunidad de oro.

Por eso, es tan importante tener un mensaje definido, una imagen trabajada, una comunidad sólida detrás y haber demostrado que somos profesionales de aquello que hacemos. Pero sobretodo que tenemos una historia detrás interesante y diferente porque…

Los periodistas son (somos) buscadores profesionales de historias únicas dispuestos a compartirlas con sus lectores, sus oyentes o telespectadores si engancha, emociona y es diferente.

¿Tú también eres de las que se pregunta cuándo salir en los medios de comunicación? ¿O quizá ya lo has conseguido? Sea como sea, me gustaría que me contaras tu experiencia respecto a este tema en el apartado de comentarios.

Y recuerda que si necesitas trabajar cualquiera de los 5 elementos antes de salir en los medios y no tienes muy claro cómo hacerlo, puedo ayudarte. Reserva una sesión de valoración gratuita conmigo y lo vemos.

,

Comments (2)

  1. Olivia

    Nos pueden muchas veces las ganas y el ansia por verlo todo “ya” anunciado, materializado… Y realmente tiene mucho más sentido, y más consistencia, cuando todas las partes han sido cuidadas, y se puede enseñar un proyecto con cara y ojos y no un “Frankenstein” hecho a ratos… Pero, tantas y tantas veces oímos aquello de “no lo dilates más en el tiempo, lánzate ya, con todas las imperfecciones, o si no tu proyecto nunca empezará a navegar”… Que al final no termino de saber qué es mejor, cuál es la opción más inteligente..! Como siempre, mil gracias por este blog, siempre aportas contenido interesante. Gràcies!

    • Vanesa Carrasquilla

      Muchas gracias por tu testimonio, Olivia. Y qué interesante tu reflexión! Yo creo que esto va un poco a caracteres. En mi caso, por ejemplo, sí que necesito tenerlo todo listo antes de salir, pero es verdad que la parálisis por análisis no ayuda nada. En el caso de mis clientes, yo soy partidaria que se lancen con su negocio y abran las puertas de su casa virtual cuando sientan que ha llegado el momento. Eso sí, siempre recomiendo que lo hagan en un orden lógico para que la estructura del negocio se mantenga estable. Esto es lo que quería explicar en este post porque los resultados llegan, si vamos construyendo el negocio de forma ordenada y sin urgencias. Me alegro que el contenido del blog te guste! Gràcies a tu per llegir-me i comentar! 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1Shares