Skip to main content

¿Te sientes desmotivada cada vez que te toca publicar en redes? ¿Tienes la sensación que tus esfuerzos en comunicación son en vano? ¿Tus publicaciones llegan cada vez a menos gente? Tranquila, no estás sola. En algún momento u otro de nuestro recorrido como emprendedoras todas pasamos por esta fase. Por eso, en este artículo te explico cómo encontrar tu historia y conectar de nuevo con ella para construirte un mensaje a medida con el que conectar con los clientes.

Falta de conexión, el verdadero problema

Buscamos desesperadamente engagement, likes, comentarios… En definitiva, que nuestro mensaje llegue para vender más. Nos dejamos las horas poniendo en práctica mil y una estrategias de comunicación, pero demasiado a menudo lo único que nos llega es el silencio más ensordecedor. ¿Y por qué sucede? Porque tenemos el foco mal puesto, lo tenemos hacia fuera.

Esperamos construir una comunidad, convertir los seguidores en clientes, fidelizarles… ¿Pero cómo? Con estrategias, mensajes y fórmulas que no nos representa, que no están alineadas con nosotras. Queremos conectar con los demás, cuando nosotras mismas no estamos conectadas con aquello que estamos explicando de nuestro negocio. Entonces, ¿qué podemos hacer? Parar, respirar y reflexionar. Porque la clave no está solo en conectar con los clientes. Está también en nuestra capacidad de emocionarnos con aquello que ofrecemos.

Tres pasos para recuperar la conexión con tu negocio

Tanto si estás empezando y ha llegado el momento de darte a conocer como si ya llevas años pero ahora mismo sientes que la comunicación se te atraganta, toma nota. Estos tres pasos son la tabla de salvación a la que podrás recurrir una y otra vez cuando necesitas reencontrarte con tu historia y conectar con los clientes.

Encuentra

¿Quieres dejar salir de verdad esa comunicación que por arte de magia genera conexiones genuinas? Entonces, pregúntate, descúbrete, cuestiónate para conocerte más y mejor. Navega en tu historia personal y también en tu trayectoria personal y anota todo aquello que haya sido realmente relevante. ¿Qué decisiones han marcado tu vida? ¿Por qué piensas y actúas como lo haces? ¿Cuáles son tus valores? ¿Qué es importante para ti? Escríbelo todo para que nada te pase por alto.

Define

Una vez tienes claro quién eres y de dónde vienes, es momento de ponerle orden. Agrupa por categorías todo lo que has escrito: hitos personales, hitos profesionales, retos superados, valores, pensamientos… Esto te devolverá una imagen de ti muy cercana a quién eres y te permitirá construir tu historia y encontrar el universo de palabras clave que deberás potenciar con tu comunicación.

Explica

A partir de todo lo que has descubierto, construye un mensaje que te represente y con el que te sientas cómoda y segura. Debe ser fiel a ti y a la esencia de tu negocio. Una vez lo hayas hecho, elige o revisa los canales que estás usando y quédate solo con aquellos que te interesan de verdad y pon en práctica todo lo que has trabajado.

Si en algún momento sientes que te has desconectado, que aquello que compartes ya no te representa, vuelve a estos tres pasos. Revísalos. La comunicación no es estática y necesita evolucionar contigo y con tu negocio, especialmente si practicas la comunicación slow. Porque lo que te servía hace un año quizá ahora ya no te representa.

Y ahora, cuéntame tú qué haces cuando sientes que te has desconectado con la comunicación de tu negocio. Seguro que tu testimonio y experiencia puede ayudar a otras personas que se encuentren en esta misma situación. Te leo en comentarios.

Si encuentras interesante este post, ¿te animas a compartirlo para que más gente pueda leerlo? 

Mejora tu comunicación ahora

50 tips de comunicación slow vanesa carrasquilla

50 tips de comunicación slow

Atrévete a cuestionar tu comunicación con este workbook con 5o consejos que te harán reflexionar.
SABER MÁS

Leave a Reply