Skip to main content

¿Pensando en crear tu primera página web? ¿O más bien sientes que necesita una actualización porque ya no te representa? En este post te voy a explicar cómo organizar una página web a nivel de estructura y contenido para que sea realmente efectiva. También te doy un paso a paso cronológico para que sepas cómo hacerlo. Y comparto un ejemplo real para que veas que es posible lograrlo. Y es que una página debe ayudarte a lograr los objetivos de negocio que te has marcado. Por eso, es importante que dediques tiempo a construirla.

La estructura, la base de todo

Cuando pensamos en rehacer o crear de cero una página web, lo primero en lo que pensamos es en las fotografías, en el branding, en la imagen gráfica que tendrá… Queremos que nos represente y nos sintamos identificadas con ella. Así que, generalmente, lo primero que hacemos es buscar una fotógrafa y una diseñadora gráfica para que nos ayude. Esto está genial, si no fuera porque antes de hacer este paso nos hemos saltado, para mí, el más importante: Definir una buena estructura.

Lo que de verdad determinará el éxito y la conversión de tu página no son las fotos que incluyas en ella, sino la estructura que tenga. Clic para tuitear

Así que sentarte a pensar qué páginas tendrá, qué contenidos explicarás en cada una de ellas, cómo será la tienda online o cómo contratarán tus servicios es imprescindible para que tengas una web que te represente y que cumpla con su propósito. Como te puedes imaginar, esto requiere de tiempo y de sentarte contigo misma a poner orden a tu negocio. Si no lo haces, corres el riesgo de tener una página web muy bonita, pero que no se entienda y que la gente se pierda y se vaya de ella porque no acaban de encontrar aquello que estás buscando.

El camino o el recorrido del visitante

Por eso, lo primero que debes pensar es en construir un camino agradable, acogedor e interesante para tu visitante. Es decir, pensar qué recorrido te gustaría que hiciera, una vez entra en tu página web.

¿Y cómo debes hacerlo? Resolviendo las principales preguntas que se va a hacer una vez esté dentro:

  1. ¿Quién es esta persona?

  2. ¿Cómo puede ayudarme?

  3. ¿Qué servicios o productos tiene?

Estas tres preguntas son la base de todo. Y es que van a determinar cómo debe ser la estructura de tu página web y el recorrido que debe hacer.

No dejes al azar o al gusto de otro profesional que no conoce en profundidad cuál es el camino que debe recorrer el visitante que llega a tu web. Tú, mejor que nadie, sabes dónde quieres llevarle primero y qué pasos necesitas que haga para que te contrate o compre alguno de tus productos. Así que, por favor, ¡diséñalo tú!

7 pasos para saber cómo estructurar una página web

Ahora que ya has visto cómo de importante es tu implicación para el éxito de tu página web, aquí tienes los pasos cronológicos que debes hacer para que este proceso sea lo más ordenado y efectivo posible:

1. Definir una buena estructura

Primero, define qué páginas contendrá. Una vez las tengas claras, construye una a una la estructura que tendrá cada página con wireframes o dibujos que después podrás entregar a tu diseñadora gráfica para que sepa qué necesitas y qué contenido hay en cada página.

2. Redacta los textos

Una vez tienes la estructura, toca pasar al teclado. Se trata de escribir los textos que vas a necesitar en cada una de las páginas, en función de la estructura que hayas diseñado. De esta forma, el proceso de diseño de la web será súper ágil porque junto a los wireframes le entregarás a la diseñadora los textos que las acompañan para que pueda subirlos directamente sin necesidad de falsear nada.

3. Prepara tu sesión de fotos

Una vez sabes qué vas a contar en cada página, piensa cómo vas a ilustrar aquello que cuentas en cada una de ellas. Y, ahora sí, contrata una fotógrafa para poder hacer la sesión de fotos que necesitas.

4. Trabaja el Branding

De forma paralela a la sesión de fotos, busca la diseñadora que te ayudará tanto con el branding como con la página web. De esta manera, podrás decidir los colores, las tipografías y la estética que quieres que tenga, en base a aquello que quieres transmitir.

5. Diseño web

Ahora te toca armarte de paciencia. Tú ya has preparado y avanzado todo lo que estaba en tu mano para dejárselo lo más fácil y organizado posible para que la diseñadora web se ponga en marcha. Por lo tanto, te toca esperar a que ella haga su trabajo y poder ajustar o resolver aquellos retos que vayan saliendo.

6. Revisa la web a conciencia

Una vez tengas la primera versión de la web, revisa los diferentes apartados. Mira a ver si todo encaja. Si el camino que propones al visitante, tiene o no tiene sentido. Si necesitas reajustar o reescribir algún texto. Invita a alguien a que la vea y te haga una valoración o análisis de cómo la ves.

7. ¡Lanza tu web y celébralo por todo lo alto!

Lo creas o no, este día llega y vas a ser súper feliz cuando ya esté online.

Un ejemplo real sobre cómo organizar una página web

Como ves, saber cómo organizar una página web es más sencillo de lo que te imaginas. Solo necesitas tiempo y paciencia. Te aseguro que no hay nada más satisfactorio que ser capaz de plasmar tú misma la esencia de tu negocio creando tu propia página.

Para demostrártelo, déjame que te comparta la página web de Marta Alonso Design, una clienta con la que hicimos juntas este proceso a través de mi servicio de Mentoría en Páginas Web. Marta tenía un hándicap y es que no sabía cómo unir sus dos profesiones de interiorista y joyera. Así que decidimos crear una landing de aterrizaje para los visitantes con tres opciones: Interiorismo, Joyería y un Sobre mí. De esta forma, dirigíamos a los visitantes al apartado que más les interesaba.

Ya dentro de cada ámbito –Interiorismo o Joyería– trabajamos las estructuras apartado por apartado, dejando muy claro qué contenido iba en cada uno de ellos. ¿Y lo mejor de todo? Que fue Marta que, con mi acompañamiento, pudo escribir ella misma los textos de la web, explicarle concretamente a la diseñadora qué quería y cómo lo quería y ganar la confianza que necesitaba para después comunicarse a través de las redes sociales.

Este ejemplo es para demostrarte que se puede estructurar una web, solo necesitas tiempo y foco para tener claro cuál es la información que no puede faltar en ella. Las fotografías y el branding son imprescindibles porque vestirán y embellecerán tu página. Pero…

Para que una web sea fiel a tu negocio y te ayude a vender más o conseguir más clientes es imprescindible que trabajes su estructura. Si no corres el riesgo de sentir que no te representa. Clic para tuitear

Si estás pensando en rehacer tu página web o crearla de cero, espero que este artículo sobre cómo organizar una página web te ayude a poner orden. Por eso, si te ha gustado este artículo, ¡te agradeceré infinito que lo compartas para que pueda ayudar a más personas!

¿Quieres conocer las bases de una comunicación auténtica?

Los 5 elementos para una comunicación auténtica

Descárgate el podcast y ponla ahora mismo en práctica.
DESCARGAR AHORA

Leave a Reply