febrero 19, 2019 Vanesa Carrasquilla

Community manager: ¿Sí o no?

Las redes sociales: o las amas o las detestas. No hay término medio. A veces, nos gustaría no tener que estar en ellas por toda la energía y el tiempo que nos roban, pero lo cierto es que, si tenemos un negocio, se hace muy difícil vivir sin ellas. Así que hoy vengo con ganas de generar debate y a posicionarme sobre la idea de delegar esta parte y contratar a un community manager.

Beneficios de las redes sociales

Aunque estoy convencida que ya lo sabes, existen infinidad de beneficios de estar en las redes sociales como Instagram, Facebook o Youtube. Y es que cuando tienes tu propio proyecto profesional, necesitas aprovechar todas las herramientas y plataformas que tienes a tu alcance para darte a conocer.

1. Te ayudan a llegar a un público más amplio. Si las gestionas bien, actúan como amplificador de tu mensaje.

2. Puedes construir una comunidad entorno a tu negocio. Te permiten generar conversación alrededor de tu marca o sobre la temática en la que eres especialista.

3. Fidelizas a tu público. Les ofreces contenido de calidad que resuelve sus dudas y que, de paso, te posiciona como especialista.

4. Se generan nuevas oportunidades y conexiones. Puedes conocer a otros profesionales con los que hacer acciones conjuntas.

5. Te traen nuevos clientes o compradores. Aunque no están diseñadas para vender, sí que pueden ser el escaparate que necesitas para encontrar nuevos clientes.

6. Puedes testear nuevas ideas. Si no tienes claro qué opción le gustará más a tu público objetivo, tu comunidad puede echarte una mano y decirte qué les gusta más.

7. Son un canal de difusión de tus contenidos. Te permiten que aquellos contenidos que generas tengan más posibilidades de llegar a más público.

Como ves, los beneficios de las redes sociales son muchos. Yo te he traído algunos de los que yo considero más interesantes. Pero hay muchos más.

Inconvenientes de las redes sociales

Pero, como sabes, en las redes sociales no todo es idílico… Aquí tienes algunos de los principales inconvenientes con los que te puedes encontrar:

1. Se alimentan de tu tiempo. Para que realmente funcionen y te ayuden con tu negocio necesitas dedicarles horas y horas.

2. Dependes de un algoritmo. Está claro que generar buen contenido es clave para enamorar al algoritmo, pero, aún así, siempre tienes las de perder.

3. A veces hay que pagar. Algunas plataformas restringen cada vez más la visibilidad y, por lo tanto, cada vez es más habitual tener que pagar.

4. Pertenecen a un tercero. Esto quiere decir que todo el esfuerzo que estás haciendo para conseguir seguidores y construir una comunidad puede acabar en cualquier momento, si la empresa decide cerrar esa red social.

5. Siempre aparecen nuevas. Esto puede provocar que acabes con muchos perfiles a gestionar y sin saber qué publicar.

6. Cada vez son menos espontáneas. Para que sean realmente efectivas, necesitarás planificarte y diseñar una estrategia de contenidos y un calendario editorial para redes sociales.

Precisamente esta dualidad entre beneficios y dificultades es lo que nos provoca esa sensación de amor-odio con las redes. De saber que tienes que estar en ellas por el bien de tu negocio, pero que no quieres perder la vida en ellas.

El community manager

Cuando empiezas un negocio pensar en contratar a un community manager es una locura. Tienes tantos gastos que asumir y tantos impuestos que pagar, que prefieres hacerlo tú. Pero lo cierto es que cuando el negocio empieza a dar sus primeros beneficios y ves que necesitas ayuda, la gestión de las redes sociales se convierte en una de las tareas más apetecibles a delegar.

El community manager es un especialista en redes sociales que se encarga de gestionar los perfiles de tu marca o empresa en las diferentes plataformas. Puede generar contenido, contestar a los usuarios, planificar las diferentes publicaciones, proponer ideas, recopilar datos y hacer análisis, etc. Trabaja en pro de tu marca o de tu negocio en las redes sociales.

Community Manager: ¿Sí o no?

Pues depende. Porque existen infinidad de particularidades que pueden hacer cambiar el sentido de la respuesta. Pero aún así, me voy a posicionar…

Creo que para negocios unipersonales, donde la emprendedora que está detrás es clave para generar confianza en sus clientes y seguidores, la respuesta, para mí, es community manager no. Vivimos en la era de conectar, de crear vínculos, de la autenticidad, de que las marcas y las empresas se relacionen de tú a tú y, por lo tanto, creo fundamental que cada emprendedora gestione sus propios canales.

¿Por qué? Porque va a poder transmitir de forma honesta y real aquello que para ella y para su marca es importante: su personalidad, sus valores, sus inquietudes… Ahora mismo los consumidores o clientes quieren saber cómo es y cómo piensa la persona a la que han decidido contratar o comprar un producto. Y, con un community manager, esta conexión es más complicada de conseguir. No porque lo haga mal, ni mucho menos. Simplemente, porque no está dentro ni de la cabeza ni de las emociones que han llevado a esa emprendedora a crear su proyecto.

En lo que sí que creo es en que esta emprendedora contrate a una profesional que la ayude a definir su mensaje, a determinar el tipo de publicaciones que tiene que hacer, a construir una estrategia de contenidos y a definir un calendario editorial para su marca o negocio. También en aprender nuevas habilidades para, poco a poco, encontrar su propia voz, aquella que la hace única e inimitable.

NOTA: La clave del éxito de muchas emprendedoras es haber sido capaces de mostrarse tal como son en las redes sociales, a pesar del riesgo que esto conlleva.

Cuándo sí contratar a un community manager

Creo que esta figura es indispensable cuando hablamos de grandes compañías, cuando ya no hay una persona reconocible detrás del negocio y cuando el volumen de gestión es brutal. Esto lo aprendí en el posgrado que hice en 2010 sobre Community Manager & Social Media, que me dio el título de Social Media Strategist. Allí entendí que este trabajo era para entrar a formar parte del departamento de comunicación y marketing de cualquier multinacional o gran corporación, pero no me pareció válido para una pequeña marca o emprendedora, donde el cliente lo que busca es conectar y conocer más de tú a tú a la persona que lo ha puesto en marcha.

Evidentemente, esta es mi percepción y, por suerte, en este mundo hay opiniones para todo. Yo estoy convencida que todas estamos capacitadas para gestionar nuestras redes sociales y construir comunidades únicas y potentes entorno a nuestros negocios. Aunque eso signifique, a veces, tener que plantar cara y romper creencias y miedos. Lo que sí defiendo es que, si la gestión de las redes sociales, se te atraganta, debes contratar a una profesional que te ayude a poner orden y te guíe para saber por dónde empezar.

Y tú, ¿qué piensas? ¿Crees que la figura del community manager es para ti o no? ¡Me encantará leerte e intercambiar opiniones en el apartado de comentarios!

¿Te gustaría poner orden a tus redes sociales y diseñar una estrategia de contenidos a medida para tu marca o negocio? Entonces mi servicio de comunicación a medida puede ser una buena opción para ti.

,

Comments (2)

  1. Noelia

    Como Community Manager añadiría una cosita, ¡NO HACEMOS MILAGROS! Es decir, para que todo fluya no basta con tener redes y que estén activas, cada empresa y emprendedor deben hacer su parte de difusión, la que haces de manera personal y presencial, ya sea en eventos, de puerta en puerta, reuniones, etc.
    Las redes son imprescindibles por los tiempos que vivimos pero no olvidemos que conocer personalmente a la persona que ofrece el servicio SIEMPRE suma puntos. 😉

    • Vanesa Carrasquilla

      Totalmente, de acuerdo! Las redes nunca deben hacernos olvidar todas las demás estrategias de visibilidad y difusión. Son una herramienta más, que marcas y profesionales deben añadir en su estrategia de marketing y comunicación. Gracias por tu aportación, Noelia! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *