2020 está siendo un año retador en todos los sentidos. Quien más quien menos estamos sufriendo las consecuencias sociales y económicas de la crisis sanitaria del coronavirus. Es un año de muchos aprendizajes, tanto a nivel individual como también colectivo. Pero lo cierto es que también es un año de oportunidades, de reinventarse o de cuestionarse. Muchas de las creencias que veíamos inamovibles en nuestra vida se han roto y han abierto una grieta en nosotras que deja vislumbrar una nueva luz. Una luz que parece bastante más luminosa que la que hemos visto y vivido hasta ahora. También como sociedad nos estamos tambaleando. Y es que lo que pensábamos que eran verdades absolutas, ahora las cuestionamos.

No es que yo sea la mujer más optimista del mundo, la verdad, pero sí que te diré que siento que esta crisis sanitaria ha venido acompañada de un cambio de conciencia muy interesante. Si tú, igual que yo, llevas años reivindicando el consumo local y de proximidad así como la producción a pequeña escala, seguro que te has fijado qué es lo que está sucediendo en esta pandemia…

La sociedad parece haber despertado y asumido cómo de importante es apoyar al comercio local y de proximidad para salir de esta crisis global. Clic para tuitear

Hace unos años nadie hablaba de apoyar al pequeño comercio, de consumir menos o de hacerlo mejor, de apoyar a las marcas independientes… Pero este año yo siento que esto está cambiando. Administraciones y grandes compañías como Facebook se han gastado una fortuna en campañas de comunicación donde el mensaje ‘apoya al pequeño’ es el protagonista. Solo hace falta ver, por ejemplo, el sticker “Support small business”de Instagram.

Hay un cambio generalizado en las corrientes de opinión y lo que antes era un discurso minoritario, hoy empieza a calar a nivel social. Clic para tuitear

Un ejemplo de ellos son las recientes declaraciones de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, o también de la de París, Anne Hidalgo, pidiendo a sus conciudadanos que no compren en Amazon y que apoyen a los comercios de sus ciudades para salir de esta crisis. Que dos representantes políticas se hayan pronunciado tan claramente a favor del comercio de proximidad es un síntoma evidente que algo está cambiando en la conciencia colectiva y en las corrientes de opinión.

¿Y qué podemos hacer para que esta corriente vaya a más? Insistir y persistir en nuestro empeño. Está claro que esto es solo el principio, que todavía quedan muchas semillas por plantar y por florecer, pero estamos en un camino que empieza a mostrar algunos brotes verdes. Por eso, no podemos rendirnos. Nos toca seguir impulsando este mensaje para que siga creciendo y que cada vez seamos más los que lo defendemos y practicamos. Desde #yoregalotalentolocal somos cerca de 70 marcas las que ya lo estamos haciendo. Pero necesitamos más. Muchas más. Por eso, si te quedaste fuera, atenta porque en unos meses es posible que abramos una repesca para ir sumando cómplices en esta revolución coral.

Si te ha gustado el post, te agradeceré que lo compartas para que más gente pueda leerlo y sumarse a esta revolución coral por un consumo más sostenible y de proximidad. 

¿Quieres conocer las bases de una comunicación auténtica?

Los 5 elementos para una comunicación auténtica

Descárgate el podcast y ponla ahora mismo en práctica.
DESCARGAR AHORA

Leave a Reply